blog-treated_egodissolution  blog-treated_egodissolution

Disolviendo La Disoluciòn Del Ego

REPENSANDO EL ROL DE LA RED NEURONAL POR DEFECTO EN LOS PSIQUEDÉLICOS

Traducido por Laura Perez, editado por Daniel Belalcazar

Esta entrada también está disponible en: English English Deutsch Deutsch Dansk Dansk

Edited by Clara Schüler & Lucca Jaeckel

 

Our work at MIND relies on donations from people like you.
If you share our VISION and want to support psychedelic research and education, we are grateful for any amount you can give.
   Donate

Related Content

The latest posts connected to:
Consciousness Research
    97108151932
  • Perspective
  • 8 minutes
  • mayo 14, 2021
  • Consciousness Research
  • Neuroscience
Share:

EL PÚBLICO A MENUDO SE ESCAPA CON UNA HISTORIA CONVINCENTE ANTES DE QUE LOS RESULTADOS CIENTÍFICOS ESTÉN LISTOS. ESTO ES IGUALMENTE CIERTO PARA LA NARRATIVA DEL EGO COMO PARA LA NARRATIVA DE LA DMN.

Han pasado tres años desde que How to Change Your Mind de Michael Pollan devolvió la ciencia psicodélica al conocimiento público. El libro popularizó la noción de que la Red Neuronal por Defecto (DMN), la red cerebral que se activa cuando las personas no se dedican a una tarea y dejan que su mente divague, es el asiento del ego o del yo, y que los psicodélicos funcionan principalmente “apagándola.” En él, Pollan escribe:

“Pareciera que cuando la actividad en la red neuronal por defecto cae precipitadamente, el ego desaparece temporalmente y los límites habituales que experimentamos entre el yo y el mundo, el sujeto y el objeto, se desvanecen” 1.

Desde la publicación del libro, los medios de comunicación se han visto inundados de historias que enmarcan la muerte del ego a través del silenciamiento de la DMN como el sello distintivo de la experiencia psicodélica.2 Este encuadre ha sido tan ampliamente aceptado como conocimiento común entre la población general con mentalidad psicodélica que los retiros ahora incorporan  frases como las siguientes en sus declaraciones de misión: “[Nosotros] aprovechamos al máximo los efectos de la psilocibina en la DMN al ayudar a los participantes a explorar la liberación del control egóico en un entorno seguro, cómodo y guiado”.3 Por el contrario, la mayoría de científicos psicodélicos, si se les presiona, explicarán que el vínculo entre el ego y la DMN es algo así como un mito o, al menos, una narrativa exagerada.

“Creo que muchos investigadores quizás estén errando el tiro en relación a la disolución del ego”, dice David Yaden, PhD, un investigador de postdoctorado en el Centro de Investigación de Psiquedélicos y Consciencia de la Johns Hopkins, en una entrevista de 2020 con el psicólogo humanista Dr. Scott Barry Kaufman. “El enfoque en la DMN es algo que probablemente no seguirá siendo muy útil en términos de comprender científicamente por qué estas experiencias son tan beneficiosas”.4

Entonces, ¿cómo llegamos aquí, junto con Pollan y otros? ¿Y acaso importa que estemos aquí? ¿Cuál es el daño, si lo hay, en creer que los psicodélicos cierran la DMN y disuelven el ego que se rumora vive allí?

DISOLUCIÓN DEL EGO Y PSIQUEDÉLICOS

 Transmitida por tradiciones budistas y musulmanas sufíes, la muerte del ego fue adoptada por Timothy Leary en la década de 1960 para describir la primera etapa, o “bardo” (estado tibetano, intermedio o de transición entre la muerte y el renacimiento) de los estados alterados de conciencia inducidos por drogas en su libro The Psychedelic Experience: “trascendencia completa, más allá de las palabras, más allá del espacio-tiempo, más allá de uno mismo”.5 Leary describe las etapas posteriores como “períodos de alucinaciones” y finalmente “un renacimiento en la realidad cotidiana”.5 Casi al mismo tiempo, aunque sólo indirectamente relacionado con los psicodélicos, Carl Jung6 introdujo el concepto de “muerte psíquica” y el mitólogo comparativo Joseph Campbell describió el Viaje del Héroe como un proceso de despojarse de uno mismo para regresar cambiado a la realidad cotidiana.7 En la década de 1970, el psicólogo transpersonal Stanislav Grof ofreció la opinión de que la muerte del ego debería ser el objetivo principal de la terapia psicodélica.8 Durante el declive de la investigación psicodélica, el autor espiritual y orador Eckhart Tolle continuó popularizando la muerte del ego, equiparándola con la liberación del sufrimiento.

Sesenta años después de su introducción en occidente, la muerte del ego se ha convertido en una especie de deporte competitivo en ciertos círculos, con foros psicodélicos en línea enteros dedicados a comparar niveles de su experiencia.2 Como fenómeno anecdótico durante estados tanto psicodélicos como no psicodélicos, la muerte del ego está bien documentada, pero ¿reflejan las investigaciones actuales en neurociencia nuestra interpretación de este fenómeno como una “pérdida de uno mismo” y está realmente localizado en una red cerebral?

DISOLUCIÓN DEL EGO Y LA RED NEURONAL POR DEFECTO

 El artículo de 2014 del Prof.Dr. Robin Carhart-Harris sobre el Cerebro Entrópico (aquí nuestra publicación de blog sobre esto) fue el primero en argumentar que la experiencia de los estados psicodélicos surge de una desintegración de la DMN.9 Además, el grupo de investigación de Carhart-Harris en el Imperial College London publicó el primer estudio importante que relacionaba la disminución de la conectividad de la DMN bajo LSD con la disolución del ego.10 Desde entonces, muchos otros investigadores psicodélicos se han sumado a la investigación de estos vínculos.11, 12

 En un estudio de 2020 sobre la disolución del ego después de usar psilocibina, Natasha Mason et al. de la Universidad de Maastricht encontraron además que las concentraciones de glutamato en la corteza prefrontal medial y el hipocampo, dos regiones del cerebro que pertenecen a la DMN, se correlacionan respectivamente con experiencias positivas y negativas de muerte del ego.12 Sin embargo, al interpretar estos resultados, afirman que “estas áreas se eligieron con base en base la evidencia anatómica, funcional y conductual previa que las implicaba como posibles regiones clave en la modulación de la experiencia psicodélica”. En otras palabras, las regiones fuera de la DMN no se consideraron específicamente porque la narrativa de la investigación actual no las incluía, un enfoque que puede favorecer la deducción sobre el descubrimiento.

¿Puede el vínculo entre la disolución del ego, los psicodélicos y la DMN realmente fortalecerse con tales estudios? Cuando se examina más de cerca, parece que hay algunos agujeros que vale la pena reparar.

En primer lugar, a pesar de que las disminuciones en la conectividad son razonablemente consistentes en la literatura de investigación, estas disminuciones a menudo no son “selectivas” para la DMN. Esto significa que también ocurren en otras redes cerebrales, incluida la Red de Prominencia, que desempeña un papel firmemente establecido en la autoconciencia.13 Los tamaños del efecto en estas otras redes suelen ser mayores que en la DMN. Es más, dado que medir la actividad de la DMN es esencialmente medir el divagar de la mente, los investigadores a menudo enfrentan el problema de tener datos insuficientes para extraer patrones significativos.

“Es una cuestión de muestras pequeñas, donde estamos mirando de 10 a 15 sujetos”, dice el Dr. Manoj Doss, neuropsicofarmacólogo del Centro Johns Hopkins para la Investigación Psicodélica y de la Conciencia, refiriéndose al alcance limitado de los estudios psicodélicos existentes en general. “Lo que es aún peor es que se trata de una cognición sin restricciones. Si yo tomo psicodélicos, habrá un puñado de cosas que [mi cerebro] podría estar haciendo. [Mientras estoy en el escáner de resonancia magnética,] podría estar paranoico, preguntándome qué quiere el experimentador de mí, que puedan leer mi mente o algo con la resonancia magnética funcional. También hay situaciones en las que realmente vas a disfrutar de la experiencia y estarás prestando atención a las imágenes que recibes. O vas a estar realmente empático pensando en tu mamá o lo que sea. Entonces, si es más probable que alguna submuestra de los sujetos haga alguna de esas cosas, eso dará como resultado hallazgos enormemente diferentes. Entonces, incluso obtener una línea de base ‘¿Qué hacen los psicodélicos en estado de reposo [fMRI]?’ es un esfuerzo con poco futuro”.

Es más, el blanco principal de los psicodélicos, los receptores 5-HT2A, se expresan en todo el cerebro, no solo en las regiones DMN. “Es concebible que la DMN contribuya a los efectos (subjetivos) inducidos por los psicodélicos”, dice la Dra. Katrin Preller, investigadora de psicodélicos en la Universidad de Zurich y miembro del Consejo Asesor Científico de MIND, “pero muy probablemente solo en interacción con otras áreas y redes del cerebro “.

Con todo un cerebro para explorar y muchas regiones aparentemente impactadas por igual, parecería haber un riesgo en perpetuar una narrativa construida sobre una base inestable, aunque solo sea porque fomenta un enfoque miope hacia la DMN y desvía la atención de otras posibilidades. “Desafortunadamente, el libro de Pollan ya salió”, dice Doss, no como una forma de denigrar el trabajo de Pollan, sino para lamentar el hecho de que el público a menudo se escapa con una historia convincente antes de que aparezcan los resultados científicos. Esto es igualmente cierto para la narrativa del ego como lo es para la narrativa de la DMN. “Disolución del ego” es un término muy amplio que captura bastantes experiencias relacionadas con el estado psicodélico, desde cambios más enfocados en la percepción del cuerpo hasta el sentimiento completo de unidad o pérdida de uno mismo”, dice Preller. “Para que sea útil en la investigación y/o entornos clínicos, necesitamos una definición mejor y más detallada de lo que queremos decir exactamente cuando hablamos de disolución del ego”.

Para profundizar el problema, considere que algunas sustancias que disminuyen la conectividad de la DMN en realidad aumentan el egoísmo, lo que está en oposición directa a  empatía mayor reportada bajo los psicodélicos: “La anfetamina puede hacer que las personas sean más egoístas, pero aún así disminuye la conectividad de la DMN”, dice Doss. “El alcohol reduce la conectividad de la DMN y puede hacer lo mismo. La idea de que la DMN es estrictamente el yo y que disminuciones de la DMN estén involucradas con la disolución del ego … no sé si eso es útil”.

LAS HISTORIAS QUE NOS CONTAMOS A NOSOTROS MISMOS

 Sin embargo, si no eres un científico, ¿cuál es el peligro de creer que tu ego se sienta en un trono en la DMN, presidiendo sobre tu existencia hasta que lo usurpen los psicodélicos? Si una experiencia percibida de pérdida de uno mismo se traduce en resultados beneficiosos, ¿por qué debería importar tanto que desafiemos esta narrativa? Por un lado, esta historia nos lleva a dos creencias falsas: que el yo es una entidad singular en el cerebro y que la DMN tiene una función singular. Ambas declaraciones no podrían estar más lejos de la verdad.

“Un enorme aspecto de nosotros mismos es que venimos de aquí [apunta a su cuerpo], no de la esquina de la habitación”, dice Doss. “Otro aspecto de quién eres es lo que haces. Y eso va a estar más involucrado con redes motrices y Redes de Control Ejecutivo. Entonces, reducir el yo a la DMN… no sé si eso es útil. Es por eso que muchos de nosotros en neurociencia cognitiva intentamos reducir estas redes y regiones cerebrales a funciones de desempeño en ciertas tareas. Lo que luego restringe las inferencias que se pueden hacer con respecto a los aspectos específicos del yo en los que está involucrado la DMN, en lugar de solamente el ‘yo’ general”.

Quizás lo más significativo es que ahora se cree ampliamente que la DMN dirige el pensamiento social tanto como -si no más que- el pensamiento autorreferencial.13 Kevin Tan, candidato a doctorado en el Laboratorio de Neurociencia Cognitiva Social de UCLA, muestra en un preimpreso enviado a Nature que pensar en uno mismo y pensar en los demás recluta una vía neurocognitiva común que involucra a la DMN.14 “Creo que todas las principales redes cerebrales están involucradas en la cognición social, pero la DMN juega el papel más crucial”, dice Tan. “La DMN admite cálculos que realmente hacen cognición social abstracta, en lugar de simplemente proporcionar antecedentes para ella”.

Si ignoramos esta relación, ignoramos alguna evidencia convincente del hecho de que la autopercepción y la percepción social están interrelacionadas, un hallazgo que podría cambiar la forma en que abordamos la atención de la salud mental más allá de los psicodélicos. Lo que perdemos al encasillar las redes cerebrales no es solo el elegante y matizado funcionamiento del cerebro en aras de comprender su mecánica; también es el significado filosófico, conductual y clínico de descubrir qué procesos cognitivos se superponen entre sí.

“Sabemos que en este momento es un pecado llamar a la amígdala el ‘centro de la emoción’”, agrega Doss. “Sin embargo, todavía nos referimos a estas redes por la forma en que se describieron por primera vez, de una manera fácil de entender para todos nosotros. Incluso a los científicos les gustan las historias”.

¿APAGARSE O CONECTARSE?

 El hecho de que una teoría se convierta en paradigma no significa que la teoría esté representada con precisión. Cuando se examina de cerca, el propio trabajo de Carhart-Harris no identifica de manera concluyente a la DMN como el personaje principal de la historia. Por ejemplo, en un artículo de 2016 sobre la disolución del ego y la LSD, él y sus colegas proponen que puede ser la mayor conectividad entre las redes, y no  la actividad aumentada o disminuida dentro de una red en particular, lo que conduce a la experiencia de la disolución del ego:

“La LSD aumentó la integración global al aumentar el nivel de comunicación entre redes cerebrales normalmente diferenciadas. El aumento en la conectividad global observado bajo la LSD se correlacionó con informes subjetivos de ‘disolución del ego’. Los presentes resultados proporcionan la primera evidencia de que la LSD expande selectivamente la conectividad global en el cerebro, comprometiendo la organización modular y de ‘club rico’ del cerebro y, simultáneamente, los límites perceptuales entre el yo y el medioambiente”.15

Vale la pena señalar que las experiencias de disolución del ego a menudo van de la mano con sentimientos de conexión y fusión, tal vez reflejando lo que está sucediendo en el cerebro. Aun así, algunos podrían argumentar que se necesita un ego distinto para experimentar una pérdida de ego. Estas son cuestiones fundamentales de la consciencia que no se pueden empaquetar ordenadamente en una sola narrativa. Más libros como el de Pollan irán y vendrán a medida que avance la ciencia psicodélica, pero para poder seguir enraizados en esa ciencia, es importante preservar la historia completa sin escribirse.

Nuestro trabajo en MIND se basa en las donaciones de personas como usted.

Si comparte a nuestra visión y desea apoyar la educación e investigación psicodélica estamos muy agradecidos por cualquier monto que pueda contribuir.

Referencias
  1. Pollan, Michael. How to Change Your Mind: the New Science of Psychedelics. Page 305. Penguin Books, 2019.
  2. https://www.vice.com/en/article/j5zqwp/competitive-psychedelic-users-are-chasing-ego-death-and-losing-their-sense-of-self
  3. https://www.synthesisretreat.com/psilocybin-and-the-default-mode-network
  4. https://scottbarrykaufman.com/podcast/the-science-of-self-transcendent-experiences-with-david-yaden/
  5. Lattin, Don. 2019. Timothy Leary’s legacy and the rebirth of psychedelic research. Harvard Library Bulletin 28 (1), Spring 2017:65-74.
  6. Stanislav Grof, History of LSD Therapy, Hunter House, 1994).
  7. Yates, J. Jung on Death and Immortality. Princeton University Press, 2000.
  8. Campbell, Joseph. The Hero’s Journey. Harper Collins, 1990.
  9. Carhart-Harris, et al (2014). The entropic brain: a theory of conscious states informed by neuroimaging research with psychedelic drugs. Frontiers in Human Neuroscience. Volume 8, page 20. https://doi.org/10.3389/fnhum.2014.00020
  10. Carhart-Harris, RL, et al (2016). Neural correlates of the LSD experience revealed by multimodal neuroimaging. Proceedings of the National Academy of Sciences Apr 2016, 113 (17) 4853-4858; DOI: 10.1073/pnas.1518377113 
  11. Lebedev, A. V., Lövdén, M., Rosenthal, G., Feilding, A., Nutt, D. J., & Carhart-Harris, R. L. (2015). Finding the self by losing the self: Neural correlates of ego-dissolution under psilocybin. Human brain mapping, 36(8), 3137–3153. https://doi.org/10.1002/hbm.22833
  12. Mason, N.L., Kuypers, K.P.C., Müller, F. et al. Me, myself, bye: regional alterations in glutamate and the experience of ego dissolution with psilocybin. 45, 2003–2011 (2020). https://doi.org/10.1038/s41386-020-0718-8
  13. Amft M, Bzdok D, Laird AR, Fox PT, Schilbach L, Eickhoff SB. Definition and characterization of an extended social-affective default network. Brain Struct Funct. 2015 Mar; 220(2):1031-49.  https://dx.doi.org/10.1007/s00429-013-0698-0 
  14. Tan, et al. Human electrocorticography reveals a common neurocognitive pathway for mentalizing about the self and others (2021). Nature Portfolio: In Reivew. doi: 21203/rs.3.rs-257986/v1
  15. Tagliazucchi, et al. Increased Global Functional Connectivity Correlates with LSD-Induced Ego Dissolution (2016). Current Biology Volume 26, ISSUE 8, P1043-1050.  https://dx.doi.org/10.1016/j.cub.2016.02.010